lunes, 30 de septiembre de 2013

Una segunda oportunidad...


Tranquilos que  no me voy a poner trascendental.

En cambio,  voy a hablar de las repollitas o coles de Bruselas. Me fascinan, pero no siempre fue así. Sentía angustia desde que mi mamá las escogía cuando íbamos  a  la primera sede de Pomona de la calle 100 donde se encontraban magníficas verduras, recién transportadas de una finca, y las depositaba en el carro del mercado;  me hacía cara de "si, son repollitas, y te las vas a comer...". Yo sabía lo que ella estaba pensando y ella lo que yo estaba tratando de no pensar.  Pero logró que me gustaran y la verdad es que las comíamos con bastante frecuencia en mi casa.

Sin embargo,  hay muchas personas que no superan el trauma de la infancia cuando los forzaban a comer esta verdura, que incluso era relativamente desconocida en el menú bogotano tradicional;  no falta quien al servirlas o hablar de ellas hace cara de espanto y desagrado y casi invariablemente menciona el olor fuerte y penetrante que emana de la olla cuando se están cocinando, y que con el tiempo aprendí que se presenta cuando las repollitas se cocinan en exceso.

A raíz de mi paso por Estados Unidos aprendí dos cosas: que esta es una verdura típica de las cenas del día de Acción de Gracias y que existen muchísimas preparaciones además de la  más conocida, que consiste en cocinarlas y condimentarlas con mantequilla o aceite de oliva, sal y pimienta.

Y como siempre me gusta añadir algo acerca de las características de los alimentos, les cuento que la col de Bruselas es rica en vitaminas A, C y K. Además, contienen fibra y potasio y vitaminas B. También se destacan por suministrar folato, proteínas y el antioxidante beta-caroteno . Y finalmente y talvez lo más importante, contienen unos compuestos denominados glucosilonatos, ampliamente conocidos por sus propiedades anti cáncer. No está mal no? (Ver Glosario).

Así que no las sigan ignorando, más bien trabajemos en buscar formas de prepararlas que resalten su sabor pero no su olor y así  beneficiarse de esta verdura que recientemente fue catalogada como un "Super Alimento". No sean malos,  traten de darles una segunda oportunidad... 

La receta de hoy es de una ensalada de repollitas crudas. Sí, suena raro, pero la combinación es súper fácil, deliciosa y tiene una mezcla de texturas muy agradable. No se preocupen si no tienen una mandolina, también las pueden cortar con un cuchillo, procurando obtener láminas lo más delgadas posible.  


Ensalada de láminas de Coles de Bruselas (repollitas)

Ingredientes:

1 libra de repollitas sin  las hojas exteriores, lavadas y secas
1/2 - 3/4 taza de nueces del Nogal (u otro tipo de nuez) 
1/2 - 1/3 taza de cranberries secas hidratadas (opcional)
3 cucharadas (o al gusto) de queso Pecorino o Parmesano rallado
1/4- 1/3 de taza de aceite de oliva
2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
1 cucharadita de ralladura de cáscara de limón
pimienta negra recién molida
sal al gusto

Preparación:

Tueste las nueces en el horno a 350 grados o en una sartén en la estufa. (Personalmente prefiero el horno porque tienden a quemarse menos si uno está pendiente!). Deje enfriar completamente y pique en trozos medianos.


Para hidratar las cranberries, viértalas en una olla con agua y haga hervir el agua. Apague y deje reposar hasta que vea que se ablandan. Escurra y seque con una toalla de papel.

Con ayuda de una mandolina con cuchilla para corte fino, y con cuidado, o con un cuchillo para verduras, corte las repollitas en rebanadas delgadas.








Prepare la vinagreta: vierta el limón en un recipiente y agregue el aceite  de oliva poco a poco, revolviendo. Ajuste la sazón y la acidez y vierta sobre las láminas de repollitas. 



Agregue el queso  Parmesano, las nueces y las cranberries si las va a utilizar y revuelva. Ajuste la sazón de nuevo y sirva inmediatamente. 



Rinde aproximadamente 6 porciones.

Adaptada de The Little Epicurean.com 






6 comentarios:

  1. Se ve deliciosa! Me encantan las repollitas y siempre estoy buscando opciones de como prepararlas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente te la recomiendo. Y prometo otras recetas. Ahora estoy como obsesionada con las repollitas! Gracias y saludos.

      Eliminar
  2. Que buena manera de prepararlas.... muy creativa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Otra sugerencia con esta forma de cortar las repollitas es mezclarlas con otros tipos de lechuga, y le das otra textura adicional. Muy sabroso.

      Eliminar
  3. deli! voy a seguir tu receta. a mi me gusta hacerlas "charred" - cortadas por la mitad, herbidas unos instantes en agua salada, y luego asadas en mantequilla (idealmente en un cast-iron skillet) con sal de roca de textura hasta que queden tostaditas y casi negritas (o "charred"). yum!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica! La tuya suena deliciosa también. Además, la palabra "mantequilla"es mágica no? Qué delicia. Voy a ensayarla y te cuento. Un abrazo.

      Eliminar