lunes, 4 de noviembre de 2013

Un antojo





Me parece increíble que ya pasó Halloween, que llegó y se fue sin darme cuenta, que ya estamos rodeados de decoraciones de Navidad por todas partes y que uno empieza a sentir esa ansiedad que produce la inminente llegada de fin de año. La edad no ayuda para eso,

porque mentalmente uno empieza a hacer unas sumas y restas de años que producen más angustia, y por eso es mejor pensar en galletas, ponqués de Navidad y figuras de Papá Noel. (no en regalos, aclaro, porque eso es todavía más opresivo y en mi caso, irritante.).

Pero el tiempo no se detiene, y hay que aceptar la verdad con dolor y resignación: este año está terminando, y viene la Navidad. Cuento los días, eso sí, para ver a mis hijas de nuevo durante las vacaciones y tenerlas conmigo aunque sea unos pocos días en plan de familia, acompañándonos las tres y cocinando juntas los antojos que traen cada vez que vienen. Qué delicia!

La receta de hoy es un antojo, pero mío. Es un plato de garbanzos, sinónimo de "casero". Siempre me han fascinado los garbanzos, pero antes no los preparaba porque no tenían acogida en mi casa. Ahora no cocino mucho para mí sola, pero cuando le dedico tiempo a mis gustos, los disfruto enormemente. Es un plato muy fácil de preparar y tiene un cambio de sabor con respecto a los cocidos de garbanzos tradicionales, (léase el que nos servían en el colegio, y que acabamos aborreciendo) que es la adición de chile, semillas de cilantro, cilantro fresco y perejil.  Exquisito. Es un plato vegetariano, pero quienes quieran darle un poco más de carácter, pueden agregarle trozos de chorizo o de algún embutido.

Como indica la receta, se pueden usar garbanzos enlatados. Yo usé secos, dejándolos hidratar la noche anterior y cocinándolos con una pizca de sal y un trozo de cebolla. Los enlatados resultan muy prácticos y es algo que se debe tener en la despensa siempre, pero trato de cuidar la ingestión de sodio, así que si tengo los secos y el tiempo, los prefiero.




Garbanzos con papa y tomate

Ingredientes:

1/4 - 1/3 taza de aceite de oliva
1 cebolla grande, picada
2 zanahorias cortadas en rebanadas de 1 cm de grosor
3 papas rojas medianas cortadas en cuadritos del tamaño de los garbanzos
1 chile pequeño cortado en cuadritos (o escamas de chile seco)
2 dientes de ajo machacados con 1/2 cucharadita de semillas de cilantro
1 taza de tomates pelados y cortados en cuadros medianos
3 tazas de garbanzos cocidos en casa o 2 latas de grabanzos de 15 onzas, enjuagados
Sal y pimienta negra recién molida
1/2 taza de agua o de caldo de cocción de los garbanzos
1/4 taza de cilantro (o al gusto)
1/4 taza de perejil (o al gusto)

Preparación:

1. Caliente el aceite a fuego medio en una sartén ancha.

2. Agregue la cebolla y cocine revolviendo de vez en cuando hasta que adquiera un dolor ligeramente dorado, aproximadamente 8 minutos. Añada las papas, zanahorias, chile y ajo y cocine durante 5 minutos más.

3. Agregue los tomates y los garbanzos, sazone con una cucharadita de sal y la pimienta negra y adicione el agua.

4. Tape y haga hervir suavemente hasta que las papas estén tiernas, unos 15-20 minutos. Ajuste la sazón, integre las hierbas picadas y sirva caliente, acompañado de arroz blanco o de unas tajadas de pan de ajo.




Rinde 4 porciones.

(Adaptado de "Vegetarian Cooking for Everyone"de Deborah Madison).




2 comentarios:

  1. Maria Victoria de la Vega12 de noviembre de 2013, 19:03

    Ana, se ven deliciosos, intentaré prepararlos cuando regrese de Cartagena. Saludos, Maria Victoria de la Vega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son realmente buenos María Victoria. Además, perfectos para los fríos de Bogotá de estos días, y para el invierno que empieza con fuerza en otros países. Espero que te gusten. Gracias y saludos para todos.

      Eliminar